Receta budista del ajo

Si te gustó este artículo también puede que te guste:

Agua de rosas   AGUA DE ROSAS Rosa sp. Haciendo una destilación al vapor de pétalos de rosa obtendremos el agua de rosas (hidrolato de rosas) y una cantidad casi inapreciable de aceite esencial. Utilizar agua de rosas es una alternativa a la utilización del aceite esencial, carísimo si se compra y difícil de extraer en casa. 
Abscesos, furúnculos y heridas Existe un viejo dicho que reza así: "Enfermedad en la piel, vigílate la hiel". Este dicho nos hace reflexionar de que cuando en nuestro cuerpo aparece un absceso o forúnculo es que algo anda mal en nuestro interior, por ejemplo puede ser la forma mediante la cual el hígado preserva de una dieta equivocada o la sangre expulsa las sustancias tóxicas de un medicamento o de unos alimentos inadecuados para nuestro organismo. Todo absceso o forúnculo no son más que acumulaciones de pus en una cavidad creada por ésta, cuyas paredes están formadas por el tejido contiguo , repelido y alterado. Las recetas más apropiadas para estos casos son por lo general de aplicación externa mediante cataplasmas, compresas, pinceladas... 
Acaloramientos y sofocos Comentario: A partir de los 45 años aproximadamente, la mujer entra en la llamada "edad crítica", en la cual además de padecer algunas de ellas la menopausia, sufren sofocos incontrolados incluso en épocas de frío. Estos problemas aparecen cuando no se goza de buena salud y fortaleza y no se lleva una buena vida sana, siendo consecuencia de malos hábitos acumulados a lo largo de la vida. Los sofocos guardan relación con el cambio hormonal que sufre el organismo de la mujer a partir de la edad crítica. Sin embargo estos trastornos, tanto los sofocos como la menopausia, no deben considerarse enfermedades sino una etapa en la mujer de cambios naturales. El sudor de nuestro organismo se produce por norma general cuando la temperatura externa es superior a la interna, pero sin embargo no sucede así en los sofocos. Los sofocos están asociados a trastornos nerviosos, menopausia, ansiedad y a ese cambio natural que sufre la mujer a partir de los 45 años. Es importante acudir a un ginecólogo para determinar si el origen de estos trastornos es de molestias climatéricas o de tipo orgánico. Debido a que los sofocos van asociados a un malestar general, nerviosismo, inestabilidad emocional, irritabilidad, insomnio, ansiedad y dolor de cabeza damos una receta cuyas plantas medicinales ayudarán a recuperar la estabilidad.
Acidez de estómago De los muchos casos que he conocido y tratado de exceso de acidez de estómago, el denominador común ha sido una alteración considerable del sistema nervioso. Ello provoca una secreción excesiva de jugos gástricos en el estómago provocando la conocida acidez que produce molestias que a veces llegan hasta la propia garganta. Las personas con artritismo son muy propensas a padecerlo. Este malestar es más notorio cuanto más vacío se siente el estómago, al contrario de lo que algunos piensan, calmando dicha acidez muchas veces el comer. 
Celulitis     Comentario: Aunque la celulitis requiere de una especial alimentación y ejercicio físico, este aceite nos puede ayudar mucho p